Blog

Feliz año nuevo!
Aquí estamos otra vez, 3 años y medio, una pandemia y el nacimiento de un nuevo miembro después…
Un nuevo editorial para un nuevo año… – Nuevo año? pero si estamos en plena mitad!, – de hecho ya pasamos la mitad… vamos terminando Julio!

Y claro Julio bien lo puede explicar todo. Un tal emperador romano Julio César que hace ya 2070 años se le ocurrió inventarse un mes a su nombre en uno de sus arrebatos egocéntricos. Pues 2070 años después aún hay quienes se atreven a decir que el cambio de año es cuando el sol cambia de ciclo… y no el 31 de Diciembre, según el calendario oficial gregoriano heredado de los romanos…

Y ahí está el Condor, parado en el centro de una espiral, recibiendo los rayos del amanecer con sus doce jigras, rodeado de flores, de flautas y tambores, de danzas y de nasas que aún celebran el renacimiento del sol. Hoy es el 21 de junio. Estamos en el resguardo Nasa de Lopez Adentro, celebrando el Sek Buy, el inicio del nuevo ciclo del sol.

El Condor vs Julio Cesar. La batalla que nació con las conquistas. Y de ahí en adelante, la batalla perpetua. Esta batalla entre dos imaginarios: el uno, junto a la tierra, milenario, colectivo, diverso; el otro, antropo-centrado, imperialista, individualista, construyendo torres y cohetes para alejarse de la tierra… La misma pelea que inspiró la obra de Kiwe Uma vs Ad Astra donde las niñas y los niños de Kiwe Uma le escriben al hombre más rico del mundo contándole porque se quieren quedar cuidando la Madre Tierra en vez de irse con él a colonizar a Marte. La misma que nos puso a aventurarnos en la pista del Venado para que nos revele los senderos de resistencia del bosque a la locura del Hombre moderno… Esta batalla que se pelea en las tierras, las cabezas y en los corazones, y de la cual depende la cara que tendrá el planeta mañana.

Pues sepan que nosotros, nosotras, más que nunca y desde lo profundo del corazón, le vamos al Condor. De hecho, este condor fue un encargo: “Un condor que reciba al sol con las alas abiertas, que se lleve en doce jigras todas las malas energías. Un mensajero hacia el sol.” Así es que nos dijo la Mayora Cleme con autoridad y ternura. Y con las kapiyasas y las y los luçxkwewesx del Wasak de Lopez cortamos sus plumas, pintamos sus alas, fabricamos sus patas, dimos forma a sus garras…

Para el solsticio el sol madrugó. Los tambores, las flautas y las danzas no tuvieron mucho que esperar para festejar con abrazos, chicha y chirrincho el inicio de un nuevo ciclo.

Nosotros, nosotras, recibiendo este solecito nuevo, festejamos que nuestros títeres y nuestro teatro hayan encontrado un lugar donde existir en su esencia. Celebramos poder fabricar con la comunidad nasa un ser que se vuelva la efigie de un tiempo que no dependa de la curva del dólar sino de la del sol. Este cóndor es la afirmación que otros imaginarios siguen de pie, en lucha y alegría; la memoria viviente de los pueblos que nunca dejaron de latir con la madre tierra.

Así como este cóndor, sigue parada firmemente la Comunidad de paz de San José de Apartadó que resiste por permanecer en sus tierras e impedir la explotación de sus montañas. Ahí, el teatro hace acto de memoria y revela los horizontes posibles que abre la comunidad. De pie y con fuerza también están las Madres cuidadoras de hijos e hijas en condición de discapacidad- estas mujeres quienes mejor que nadie saben lo que es acompañar un ser a la vida, escucharlo y ayudarlo a existir. Con ellas, con sus hijos, hijas, con el teatro y con nuestros títeres, aprendemos la paciencia del cuidado, la belleza de lo diverso, y actuamos las opresiones de la realidad para transformarla.

Y en esta montonera de seres y corazones, de luchas y de alegrías, agradecemos que ustedes nos están acompañando y leyendo desde algún rincón de este mundo.

Feliz nuevo ciclo andino!

31 de diciembre de 2018. Ya casi van a ser las doce de la noche. Nos preparamos a quemar el año viejo, o el taitapuro como dicen por acá. Con el, tradicionalmente, se quema el año que acaba de pasar, y todo lo que cargó de negativo. Acá, con los compas nasa, decidimos aprovechar la ocasión para deshacernos del Capitalismo, así nomás, si señores!

Estamos ahí, juiciosos, esperando la dicha hora con una cierta impaciencia, cuando Ya: lo prendemos. El fuego empieza su festín por la panza, esta panza enorme, repleta por la explotación de la tierra y de la gente. Por fin se le ven las vísceras a este Tragón; será que siente algo en las tripas? si es que tiene?

Le gustaría tirar pedos, de pronto, pero tantos años ya sin respirar, tragándolo todo sin devolver nada, ni gases ni lagrimas, que ya no puede; nunca supo tirar pedos el Capitalismo. Entonces es la pólvora que se encarga de los efectos sonoros: eso estalla en todas partes, explota en ruidos bonitos. Y cada explosión resuena en nuestros gritos de alegría. Diríamos que el trata de conservar su dignidad, si la palabra dignidad era una palabra merecida: su sombrero se quedó derechito, bien puesto, y lleva esta actitud rígida y taciturna de siempre, que le da por muerto aunque viviente. El Demasiado-viejo-y-demasiado-feo conserva su tabaco en la boca hasta el ultimo momento; aquella ultima voluntad de los condenados a la muerte.
En un ratico, ya no será nada más que cenizas. Y nosotros nos sentiremos libres y contentos. Iremos a festejar su muerte. Pero sobre todo, iremos a bailar con la Vida, su víctima principal, la más linda de sus rivales.

2019 empieza bonito. Nos da bastante entusiasmo par seguir nuestro camino: agarrar cada chispa para prender fuegos de alegría, avanzar en la linda tarea de ya no necesitar los dueños de este mundo, fabricar títeres-fetiches de nuestros miedos y de nuestros sueños para contar el universo desde acá, desde ahora, y desde más abajo que de arriba.

Un Feliz año pa’ ti, alegre y sabroso. Buen Vivir pa’ todos.

31 de mayo de 2018 –

Son las 9 de la noche. Luna llena en lo alto. En la casita de San Andrés de Pinsimbalá, los cuerpos y los ánimos están alborotados. Es un hervidero de correderas, música, baile, risas, historias. Eso se mueve, y canta, y juega, regando en el aire una alegría profunda, la alegría del Wet wet fxinzeni o buen vivir, la propia pues.

Hacemos teatro de sombras? La pregunta se repite unas tres veces en forma de afirmación maliciosa hasta que se merma la luz, y con ella la bulla de movimientos y de sonidos. Breve silencio como un puente hasta lo otro: el teatro.

Murmullos, pasitos discretos, búsqueda de siluetas en la oscuridad. Se prende una linterna detrás de la tela; aparecen un árbol, un pájaro, una mariposa, una libélula, una luna, una casa, un personaje… Juego de luz, dibujos negros profundos que se revelan, crecen y decrecen, se mueven al ritmo de la música. Todas las miradas son dirigidas al paisaje cambiante, fascinadas. Es una exploración maravillada, el momento de descubrir con asombro la sombra de las siluetas construidas en el día; y darles vida.. Los elementos llegan y se van, es un baile improvisado que cuenta con un alegre desorden la vida, y la tierra, y la música del universo a ritmo de bambuco caucano.

Cuando de repente sale un cura de la tela, quien persigue con su sagrada cruz dos Nasas sembrando comida. La sala se llena de risas. Ness, Neidy y Leo, escondidos detrás de la tela, los brazos alzados para animar los títeres de guantes, intercambian unas miradas cómplices y maliciosas. Julio César llegará más tarde cantando una Opera imperialista al lado de la Reina de España, la Opera de los invasores. En el público, los adultos y los niños más pequeños tienen unas sonrisas orejonas; y esperan con impaciencia el regreso de los compadres pegándole al cura con el palo de siembra. Se lo ha ganado.

Estamos en la casa de Gentil y Abigail, en la región de Tierradentro. Acá, todos los días, se reúnen 14 niños de 3 a 15 años para aprender a ser Nasas, a vivir en armonía con la Tierra, a ser felices. El proceso se llama Kiwe Uma (Madre Tierra en el idioma nasa Yuwe). Nació del deseo de algunos padres de familia de pensarse una educación distinta a la del sistema educativo de gobierno, encargado de formar los niños al pensamiento occidental capitalista. En kiwe Uma, dicen que este sistema nos metió en la cabeza que para progresar hay que alejarse de la Tierra, elevarse pues: coger un cuaderno y un lapicero, sentarse en sillas altas, en aulas (jaulas) cerradas, ingresar a la universidad, leer el mundo en los libros. En Kiwe Uma, dicen que crecer a lo nasa, es, al contrario, volver a la raíz: hablar el idioma propio, cultivar la relación espiritual y cotidiana con la tierra, leer bosques y quebradas, crecer en comunidad, estudiar sintiendo y pensando con las manos y el corazón… Bajar pues. Ni más ni menos.

Y nosotros, en está noche de luna llena, estamos acá. Adentro todo ríe y murmura bonito. Profundo agradecimiento y orgullo. Estar acá, es de estos regalos que te hace la vida, y que te dejan maravillado, boca abierta, corazón llenito.

Ésta noche es la última de nuestra primera visita a Kiwe Uma. Habíamos venido a compartir un poco de nuestros saberes haceres esperando de que el teatro también pueda servir para caminar al revés, para enraizar, para corazonar, para seguir floreciendo imaginarios propios contando las resistencias y burlándose del orden dominante -de su cabeza gorda, de sus tiempos locos, de sus sueños vacíos. Entonces fueron dos semanas para construir el teatrino, títeres y siluetas, para charlar de los caminos del sol y de la luna contra los minuteros del reloj de Taylor, para bailar, para jugar y contar historias.

Pero también fueron dos semanas de tejer amistades, aprender a repartir comida con la abundancia ilimitada del Pueblo Nasa, calentarse al fogón escuchando el abuelo fuego abajo y los aguaceros en el techo, de jugar futbol, de coger guayabas, de escuchar los toques de tambor y flauta, de mirar las estrellas, pronunciar (mal) algunas palabras en Nasa Yuwe, de recochar bueno… Dos semanas para maravillarse de esta conexión profunda de los niños con la tierra, de su manera de hacer para hacer y no para mostrar. Maravillarse de esta alegría profunda, regada adentro y afuera, fértil, comunicativa. Empezar a entender o más bien a sentir lo que es el Buen Vivir.

A Kiwe Uma, vamos a volver, eso es una certeza. Este fue la primera etapa de un proceso de creación colectiva en teatro de sombras y teatro de títeres que vamos a seguir hasta una gira de presentaciones en los distintos procesos de escuela propia o Wasakwewe’sx a mitad de noviembre.

Continuará…

[:]

Así que allá vamos Toribio!! 
A visitar y escuchar a las abuelas y los abuelos, a caminar buscando las tulpas perdidas en las montañas, a visitar los tules, las chicherías y las lagunas del territorio. A tejer la memoria de la cultura Nasa con retazos multicolor que sabemos están por allí aún vivos entre lomas, piedras y quebradas.

A tejer el teatro con los sueños del corazón: Kxsa’w Üus en Nasa; el nombre del grupo de teatro con quien estamos felices y orgullosos de compartir éste camino que continúa…

La obra se estrenará a finales de Octubre en el salón teatral de Toribio; desde ya los esperamos a quienes puedan llegar hasta allí, a un espacio lleno de murales de La Gaitana, Quintín, el padre Alvaro, Benjamín… Todos líderes de la resistencia indígena, que estarán ya en primera fila.

Acerca de Tele-Tulpa

Con la creación Tele-Tulpa buscamos poner en paralelo la oralidad ancestral y las prácticas tradicionales de la comunidad Nasa con las problemáticas actuales del territorio, poniendo así en escena el contexto presente de la comunidad en donde las fuerzas de aculturación y las fuerzas de armonía y recuperación se confrontan.

En una época donde la comunidad Nasa está afectada por la aumentación masiva de cultivos ilícitos y la presencia de grupos armados en su territorio – elementos ajenos de desarmonía que incrementan la perdida de la cultura propia; creemos en el espacio teatral como un medio pedagógico lúdico y eficiente que reflexiona en presente lo que vive la comunidad, desvelando las problemáticas, apostando a la re-apropiación de las tradiciones,  buscando un lenguaje que toque especialmente a los niños y jóvenes, principales actores afectados por la aculturización y los conflictos que desarmonizan el territorio.

Todos sabemos que es Tele, pero y Tulpa?…

La Tulpa / Corazón de la Casa – I`px Kwet / Yat Üus

“Antes de hacer una casa, 
se preguntaba al The’ Wala donde sería el lugar del fuego. 

Y allí se ponían tres piedras: la madre, el padre y el hijo.
Después de cada comida, 
fuera mañana, medio día o tarde 
nos quedábamos allí al rededor
para escuchar cuentos.”
Palabras del Mayor Virgilio, Resguardo de San Francisco[:]

Toribío, Norte del Cauca, Colombia

Después de una corta pero sabrosa travesía por el invierno francés, rica en pan y queso, llena de reencuentros calorosos, y cargada de energía gracias a un Laboratorio teatral en dos barrios de Aubervilliers (ver Labo TJ), acá estamos. Acá estamos en medio de las montañas verdes del Norte del Cauca; un regreso al verano, a la primavera de las luchas, a las siembras y las cosechas. A la chicha y al maíz. Un regreso a las Tierras Fértiles.

Acá, nuestras maletas se están enraizando, y los tejidos se están fortaleciendo, hilándonos cada día más a la gente, los procesos y el territorio. Acá, es infinito lo que nos queda por aprender – o más bien por desaprender. Desalambrar -dice el viento. Corazón y mente. Acá estamos para desalambrar nuestro teatro, devolverlo a la tierra, a la gente, a las luchas, a la vida; intentando humildemente ponerlo al servicio de los imaginarios y sueños populares.

En Cali, el año pasado montamos una obra de teatro de calle contando la resistencia de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó (ver Apartados). También, con el MOVICE (Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado) trabajamos con las familias de dos mujeres víctimas de desaparición forzada para poner en escena la injusticia de los crímenes de Estado pero también la verdad y la tenacidad de las luchas por la vida (ver Por algo sería). En Toribío, desde agosto caminamos con la Comunidad Nasa, realizando distintos talleres de teatro y procesos de creación colectiva con jóvenes y adultos para que se contara lo que se vive aquí, y lo que se espera (ver Toribío). Bajando hacia el valle, acompañamos el proceso de lucha del pueblo Nasa contra los monocultivos de caña llamado Liberación de la Madre Tierra, integrados a un equipo de comunicación bien bonito (ver Desalambrarte).

Y seguimos caminando, paso a paso, para que el teatro que hacemos sea cada vez más un espacio donde alzar la voz múltiple de los pueblos que no agachan la cabeza, una manera de escuchar los murmullos y los gritos de la tierra, una oportunidad de reunirse para nombrar la realidad desde la raíces, y hallar fuerzas para luchar desde la montonera. Un teatro tejido con el mundo

Después de nueve meses de vida y procesos teatrales en el pueblo de Palomino, desde febrero hemos instalado nuestra base en Cali; gran ciudad al sureste de Colombia. Acá, se juntan los perfumes, los colores y la gente del Valle, del Cauca, y por supuesto, del Pacífico. Indígenas, afros, todos agro-descendientes – así está escrito en una pared de la ciudad. Cali es un hervidero cultural, popular e irreverente, que se expresa en murales coloridos, que se rapea en los buses, que se cuenta en los parques y jardines.

Acá, sacamos nuestro teatro a las calles, actuando y ensayando frente a peatones conmovidos y exigentes; disfrutando el placer de crear en espacios abiertos y de apropiarnos de ellos (ver Apartados).

Integrados poco a poco a una gran red de educación popular, diversa e inventiva, apoyamos las luchas urbanas, feministas, a través del humor y la poesía de nuestros títeres.

También descubrimos el norte del Cauca, la organización de comunidades Afros, y la fuerza de la organización indigena Nasa en al construcción de su autonomía y su lucha por la liberación de la madre tierra.

Humildemente, tratamos de poner nuestros títeres y las técnicas del teatro del oprimido al servicio de espacios de debate alrededor de las problemáticas de la región (presencia de grupos armados, acaparamiento de la tierra por algunos terratenientes muy poderosos, narco-tráfico…) ver Toribio y de las luchas sociales que las enfrentan. Aprendemos muchísimo, tratando de entender y contar el momento que está viviendo el país, oscuro y luminoso a la vez.

Y nuevos cocineros se acercan a la olla!!: Katerine y su risa en carcajadas, Marcelo y sus tambores, Lady y su lucidez risueña. Y también, de Myriam a Emil, de Martin a Hannah, los llegados del otro lado del charco oceánico nos ayudan a construir este puente que soñamos tanto entre los sures y los nortes, trayendo a la sopa exigencia, frescura, trompeta o break-dance, y fortaleciendo el colectivo de lindas brisas que proyectan los por-venir